Carla BASSO

"Desde el 26 de enero hasta el 25 de Julio de 2016 realicé un intercambio académico en la Universidad de La Rioja, España. Asistí a la Facultad de Ciencia y Tecnología, una facultad moderna donde se dictan las carreras de: Enología, Matemáticas, Química, Ingeniería Informática e Ingeniería Agrícola, esta última fue la que cursé, eligiendo materias para formarme en aspectos tecnológicos novedosos en Argentina en cuanto a la elaboración de alimentos y vino.

"Antes de ir a España, sólo conocía de la ciudad de Logroño y de la provincia de La Rioja su fama como la cuna de los mejores vinos y su importancia para la economía agraria de España. Pero nada de eso se compara a lo que verdaderamente aprendí y sentí al vivir allá. Ya sea las bodegas y los extensos viñedos, así como el casco viejo con sus construcciones históricas y la calle Laurel (uno de los mejores lugares de España para pintxos y tapas) todo se combinó para hacerme comprender realmente el sentimiento de fiesta y alegría. Además, Logroño reúne a numerosos estudiantes del programa Erasmus, lo que me permitió vincularme con estudiantes de diferentes sitios del mundo.

"En el piso en que me hospedé, conviví con tres compañeras: Imo (de Inglaterra), Olaia (de Pamplona, Navarra) y Naroa (de Tolosa, País Vasco). Éramos las cuatro muy diferentes, y más de una vez nuestras costumbres y culturas no coincidían, pero eso fue por lo que más nos gustó compartir tiempo, charlas y risas sobre nosotras, nuestros gustos y nuestros lugares de origen. Todo esto consiguió abrir mi cabeza en muchos sentidos, y además, formar una linda amistad.

"Durante mi intercambio estuve muy abocada a la universidad, ya que no conocía bien el sistema y no quería descuidar mis estudios, pero esto no impidió que aprovechara para viajar y conocer. Al final de mi estadía tuve sentimientos encontrados con respecto a la vuelta: regresar y ver a mi familia, amigos y compañeros para contarles todo lo que había visto y aprendido, pero también seguir sorprendiéndome con lo que España y el resto del continente pueden enseñarme.

"Este fue mi primer intercambio y también mi primera vez en el exterior, y tengo la certeza que no será el último. Las ansias de buscar conocimientos en diferentes lugares del mundo por parte de estudiantes y profesionales, hará crecer intelectualmente a nuestra Universidad, de la mano con un sustento económico a estos intercambios e investigaciones para la educación pública."